registro de danza Registro Nacional de Escritores  

separadorbutton escritoresbutton guionistaspoetasinvestigadoresbutton mercado de guionesbutton Otras plataformasseparador

 

HÉctor Ceballos Garibay 812
           
<< ESCRITOR PREVIO 812-1 lectura Guiones Trayectoria SIGUIENTE ESCRITOR >>
  ENTREVISTA LECTURAS TRAYECTORIA  
 
   
 

CARTAS DE ESTÉTICA

(ENSAYO)

 
 

 

57. Henri Fantin-Latour (1836-1904) es el artista que con mayor sutileza ha recreado el encanto íntimo de la lectura. Y en estos al­bores del siglo xxi, cuando desde el ciberespacio se nos bombar­dea con imágenes pornográficas, estultas y banales, nada mejor que recordar que la práctica de leer presupone un placer, uno de los más antiguos y benéficos para el espíritu. ¡Qué dicha, pues, contemplar a las damitas burguesas pintadas por Fantin-Latour inmersas en las delicias del arrobo intelectual!

Ya se trate de leer en solitario o de un recital literario, la lectura conlleva siempre activar la conciencia crítica, nutrir la sensibilidad, despejar las incógnitas, estimular la curiosidad, vagar y divagar a través del tiempo y el espacio, es decir, ejercer a plenitud uno de los mejores atributos de la especie: la imaginación.
Mediante la lectura de una novela, por gracia divina, nos es posi­ble atisbar mundos ignotos, paraísos artificiales, estados extrasenso­riales, ámbitos edénicos, infiernos temidos y temibles. ¡Qué privile­gio de la mente humana, entonces, utilizar la ficción narrativa para desnudar a una mujer inalcanzable, consolar a una niña paquistaní baleada por talibanes o endulzar la cotidianidad de los miserables con utopías que no sean quimeras!

Leer textos científicos o periodísticos nos sirve, igualmente, de mil gratificantes maneras: para alargar las verdades, para hacer añi­cos la ignorancia, para fortificar la memoria histórica. En el caso de la poesía –arte entre las artes–, los resultados son supremos: conseguir que los misterios cambien su piel y lograr que los símbolos renazcan como transparencias gozosas. Leer versos, cierto, nos ayu­da a visualizar las vetas ígneas de un crepúsculo, escuchar sin mie­do los acordes de una tempestad y convertir las diabluras de la gen­te en ademanes dulces.

Henri Fantin-Latour también es célebre gracias a los magníficos cuadros donde retrata a la crema y nata de la bohemia artística fran­cesa de su tiempo: Baudelaire, Rimbaud, Verlaine, Manet, Zola, Re­noir, Bazille, Monet… Estrellas cuya obra gira en torno del elogio perpetuo del arte y la cultura en general. Esto es precisamente lo que, de cara al mundo contemporáneo, debemos clarificar, en vez de seguir enclaustrados en la falsa disyuntiva de elegir entre el li­bro de papel o el libro electrónico, lo único sensato es reivindicar el hábito diario y gozoso de la lectura –sea en el soporte o en el medio que fuere–, pues leer representa el mejor de los baluartes del huma­nismo frente a sus enemigos: el vacío y la inopia intelectual, el con­formismo y la apatía individualista.

 

 
     

 

Regresar Arriba

 

C O M E N T A R I O S
 

 

Loading
 
Inicio | Escritores | Guionistas | Poetas | Investigadores | Mercado De Guiones | Prensa | Contacto | Bases | Privacidad | Créditos
 
logos

Manfred Lopez CentroDeCine Centro Cultural Clavijero Conaculta Secum Michoacán

(C) 2014

Derechos Reservados.